jump to navigation

Un blog sobre autismo que hay que seguir 11 julio, 2010

Posted by Iván Quecha Reyna in Libros, Opinión, Sin categoría.
Tags: , , , , , ,
trackback

El autismo es una afección que ocurre frecuentemente en nuestras sociedades modernas e hiperurbanizadas.  Existen muchas definiciones, que tienen en común hablar de una serie de problemas de neurodesarrollo, que se traducen en problemas para comunicarse y relacionarse en sociedad.

Malcolm Gladwell, autor del libro “Blink. Inteligencia intuitiva“, señala que en unos experimentos realizados con personas adultas autistas, se determinó que no siguen nuestro patrón de conducta general de siempre buscar respuestas en los rostros.

Nota: ese libro es muy recomendable. Cuesta alrededor de 100 pesos y es interesante, profundo y ameno. El otro año se estrenará una película basada en él estelarizada por Leonardo Di Caprio, y también se explica un poco cómo se llega al estudio de microexpresiones, técnica expuesta en la serie de televisión “Lie to me”.

El experimento consistió en que una persona con autismo y otra sin autismo vieran la misma película, en donde había una escena de celos. En el filme, la esposa habla con un pretendiente justo en el momento cuando el esposo mira atrás de ellos escondido y se enfada.

Con unos sensores del movimiento de la retina, se determinó que las personas con autismo tienden a ver los objetos, no las caras de las personas, por lo que no pueden socializar en grupo, ya que no absorben el contexto inmediato. La persona con autismo miró una lámpara, un interruptor y luego un broche de la mujer. Cuando hubo algunas preguntas, nunca entendió que esa escena era tensa porque había celos de un personaje.

Pues bien, una mujer acaba de publicar un blog interesantísimo, sobre su experiencia con su hija autista. Su primer post es imperdible. Lo reproduzco completo y espero que puedan seguirle la pista por mucho tiempo:

Vamos a gritarle a esa niña

Hoy me he decido crear un blog. Quizás así, de manera anónima, consiga sacar toda esta mierda que me está matando por dentro.

Mi hija es autista, aún no sabemos bien el grado, los profesionales no se ponen deacuerdo. De todas formas no es algo que me preocupe. La han diagnosticado pronto y eso es lo importante. Ahora tiene 3 años, la diagnosticaron a los dos años y está yendo a un centro de estimulación desde los 2 años y medio. Su Neurólogo la diagnosticó a los 15 minutos de consulta. Estuvimos dentro como una hora y media, pero a los 15 minutos él tenía claro que mi hija tenía el “Síndrome de Asperger”. La sicóloga de su escuela y los profresionales del centro no lo tienen tan claro. La Sicóloga de la escuela la diagnosticó con un TGD sin especificar. En el centro creen, que mas bien, padece o un Autismo de alto funcionamiento, o algún tipo de déficit relacionado con la concentración y la atención. De todas formas gracias a su pronto diagnóstico la cosa va muy bien. Su evolución ha sido bestial y en pocos meses ha pasado de no querer relacionarse con nadie, a buscar a los demás niños para jugar.

Y es aquí, en este punto, donde me comen los demonios. El padre de un niño Asperger con el que estuve hablando el año pasado, su hijo tiene 8 años, me comentó que él, para no sufrir, no baja a su hijo al parque. Yo me quedé extrañado. ¿Por qué privar a mi hija de los juegos del parque y de los demás niños? Evitar sufrir ¿el qué? Bueno pues la respuesta es bien sencilla pero muy díficil de tragar. Evitar sufrir al ver a los niños como rechazan a tu hija. Ella siempre se acerca e intenta jugar al balón, a correr, al tobogán. Pero no entiende las reglas del juego, no habla casi nada, y menos con gente desconocida a los que no mira ni a la cara.
Ellos no lo entienden y acaban apartándola o no echándole el balón o simplemente como hoy… gritándole. Hoy se ha acercado a un grupo de niños, estaban jugando al fútbol. Esos niños la conocen de otras veces que mi hija a intentado jugar con ellos. Cuendo la han visto acercarse, uno de ellos, le ha dicho a los demás niños. – Esta niña ni habla, ni juega, ni hace nada. Vamos a gritarle todos para que se vaya –
Antes de que pasara nada he ido corriendo y la he cogido de la mano me la he llevado a casa. Y me he puesto a llorar.

He leido a padres, con hijos autistas, que comentan que al final se te hace como una especie de escudo de hierro que no deja que estas cosas te afecten.

De momento, mi escudo es de hojalata.

Sobre el tema, también opina de una de mis personas favoritas, Alejandro Jodorowsky, quien relata cómo fueron sus encuentros con autistas. Clic aquí.

Saludos.

Compartirlo


Anuncios

Comentarios»

No comments yet — be the first.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: