jump to navigation

El sexo como crueldad. Las esclavas del poder 22 julio, 2010

Posted by Iván Quecha Reyna in Opinión.
Tags: , , , , , , ,
trackback

Imagen tomada de http://eldemocratatodos.blogspot.com/2007/11/para-no-llorar-lydia-cacho.html

Lydia Cacho es para mí, la mejor periodista de México. Pero no por su columna en El Universal, o las entrevistas que da en los medios, sino por sus libros, y particularmente, por su activismo para proteger y ayudar a mujeres maltratadas.

Su último libro, Esclavas del poder, narra un viaje que hizo alrededor del mundo para tratar de discernir el tráfico de personas, la prostitución infantil y la corrupción a nivel mundial. Fue a varios países de Europa Central, a Japón y a sobre todo a Myanmar, donde el régimen militar es quien administra la prostitución a nivel nacional. Allá, un general es el padrote.

Su libro es interesantísimo, con un prologuito de Roberto Saviano, quien se hizo famoso por el libro Camorra, por el cual ahora vive escoltado y escondido, ya que está amenazado por la mafia italiana. La contraportada la escribió Eduardo Galeano, el uruguayo pensador que escribió el librazo Las venas abiertas de América Latina.

Por otra parte, también comparte datos muy significativos sobre el estado de la esclavitud humana actual. Incluso muestra las técnicas de los padrotes mexicanos para convencer a las mujeres de prostituirse. Con puro rollo, puro choro, con pura habladuría hacen que las mujeres se enamoren y luego se prostituyan.

Pero el tema incluso es rebasado en el libro, porque salta la pregunta: ¿qué pedo con la Humanidad, de dónde sale tanta maldad, tanta crueldad? Nosotros los que podemos entrar a internet vivimos en una burbuja, y gozamos de privilegios inimaginables comparados con aquellas personas que tuvieron la desdicha de caer en las garras de las redes de tratantes.

Un ejemplo que menciona: un grupo de niñas de seis años tuvieron como primer juguete un dildo de plástico, con el que les enseñaron a hacer sexo oral para satisfacer a pedófilos en Myanmar. Una vez una niña trató de escapar y no la volvieron a ver las otras niñas. Al otro día, les dieron un guiso de arroz con carne a las niñas, y al terminar de comer, los tratantes les dijeron: “se acaban de comer la carne de su amiga, para que nunca más intenten escapar”.

En el caso de México, Lydia cuenta sobre las redes de prostitución en Cancún y en la ciudad de México. Leelo para saber en cuál de los tables dance donde te gastas tu quincena operan las mafias de esclavos humanos.

El libro cuesta unos 220 pesos (unos 15 euros) y trae un compendio de fotografías muy interesantes, pero también muy duras. Puedes comprarlo en línea en este enlace. El libro es difícil. Aunque la prosa es ágil, el tema es agotador por la crudeza. Es un cheque de realidad que convive muy de cerca con nosotros.

Lo recomiendo mucho. Nunca volverás a ver a una niña que vende chicles sin pensar en el gran peligro que se cierne sobre ella, si nadie la ayuda a evitar entrar en contacto con las pandillas de tratantes. El detalle, es que sus clientes son grandes empresarios, políticos y generalmente personas con un nivel económico por lo menos de clase media.

Lydia estuvo en un chat a las 12:00 horas donde platicó sobre el tema. Puedes consultar la charla en este enlace:

http://foros.eluniversal.com.mx/entrevistas/detalles/16453.html

Saludos.

Compartirlo


Anuncios

Comentarios»

1. the pirate bay site review - 5 junio, 2013

I have witnessed a solid sober man driven perfectly mad for the
moment by two servings of so-called rum, supplied to him at one of them shanties.
Father found its way to Melbourne an extremely sick man, and the
man immediately underwent treatment by specialists for his throat trouble.
Finding the Venus reef abandoned he went on the Four Mile, two miles
distant, and discovered about fourteen Chinamen camped
there.

2. pirate bay proxy - 25 junio, 2013

You can view the latest weather updates through taking
a look at your phone’s home screen, where it automatically posts weather info, and all without having to launch the application. By doing this, you are reinforcing that negativity and attracting to yourself MORE. The most enjoyable element of Revenge from the Fallen is its sheer familiarity.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: